Astrología ¿Basura Para Supersticiosos? Sumérgete al Mundo de lo Simbólico.

Lo que a continuación leerás te va a interesar sea cual sea tu creencia ya que aunque no lo creas, la astrología en su forma original no se anticipa a eventos por suceder, sino más bien es una herramienta que conecta el mundo de lo simbólico que habita en su propia dimensión, con el mundo material y que nos muestra dónde estamos parados. Esta noción amplía nuestra perspectiva de una forma semejante a cuando la gente creía que la tierra era plana y que era el centro del sistema solar. Hay mucho más de lo que nuestros 5 sentidos pueden apreciar, y curiosamente siempre ha estado a nuestro alcance.

Si eres escéptico no te preocupes, esta no es una invitación para que al final de leer este artículo salgas corriendo a leer tu horóscopo; y si eres creyente, probablemente esto no te gustará. Lo que hay detrás de la Astrología no tiene nada que ver con leer el futuro, es más interesante todavía.

¿Eres de las personas que no se pierden su horóscopo diario, o de las que tachan de ignorantes a los creyentes en la astrología?, al parecer ninguno de los dos está en lo correcto.

Leer todas las mañanas el horóscopo para saber que te depara el destino para ese día es una costumbre muy arraigada en nuestra sociedad, aunque las críticas hacia esta costumbre también abundan. Me cuento entre las personas que han criticado efusivamente esta costumbre, sin embargo ahora ya no estoy tan seguro de lo que pensaba sobre la astrología al haber encontrado información no muy difundida. Una vez más echémos un salto a lo desconocido y especulemos un poco.

Antes de ir a la substancia haré un alto para decir que sigo pensando que la costumbre de consultar el horóscopo todas las mañanas es una costumbre basada en la ignorancia y superstición común en nuestra sociedad, ya que en su mayoría se trata de individuos que esperan milagros caídos del cielo, golpes de suerte sin que haya algún esfuerzo personal o algún ejercicio de inteligencia de por medio, y que por lo tanto no tienen idea de lo que hay detrás de esta práctica. Sin embargo se debe agregar que aún bajo esta ignorancia, instintivamente, de forma ciega, es un impulso que quizá en lo muy profundo de nuestro ser nos dice que debe haber algo más, algo que nos guíe como un mapa y nos ayude en los a veces muy duros caminos en nuestras vidas que en ocasiones nos hacen sentir extraviados, un susurro al oído que nos dice que no estamos solos y sin rumbo lo cual motiva a la gente a creer en la astrología. Instintiva corazonada que sienten los creyentes en horóscopos aunque sin embargo sin haber hecho el mínimo análisis, fe ciega que frecuentemente muestra erróneos resultados.

Sin embargo sucede que al comparar varios datos curiosos y atar cabos que andan por ahí flotando en este mar de información como sucesos muy cotidianos aparentemente inconexos, conocimientos generales adquiridos desde la escuela;  entonces una imagen nueva emerge que lo hace a uno revalorar sus creencias. ¿De qué tipo de datos y hechos estoy hablando?

La primera cosa que me hizo considerar la posibilidad de que pudiese existir algún tipo de influencia de los astros en nosotros vino de lo que sabía de la teoría de la relatividad general de Albert Einstein que nos dice que la gravedad no es sino el efecto de la curvatura del espacio-tiempo causado por objetos de gran masa como planetas o estrellas. Los planetas o estrellas pueden tener una influencia gravitacional entre ellos dependiendo de la distancia a la que se encuentren mutuamente y esto es un hecho bien conocido por la ciencia, y para citar un ejemplo recordemos la influencia de la Luna en las mareas terrestres, un efecto del que casi todos hemos oído hablar y que es fácilmente perceptible por nuestros sentidos. Y muchos preguntarán ¿y esto que tiene que ver con la astrología?

Fieles a la tendencia -cada vez más común en la ciencia- de tomar en cuenta a la consciencia, al observador y no separarlo de lo observado, podemos agregar datos a la ecuación que ahora entonces nos arroja otro tipo de resultado.

En este nuevo set de datos a considerar se debe tomar en consideración varias cosas, por ejemplo el hecho de que la consciencia está perfectamente calibrada para existir en un planeta con un tamaño, temperatura, clima y campo magnético como el nuestro, con una lejanía a nuestra estrella específica que permite la vida como la conocemos. En relación al campo magnético tenemos el fenómeno conocido como la Resonancia de Schumann que no es sino la resonancia magnética de la tierra la cual oscila en frecuencia de 7 Hz,  la cual se descubrió que es la misma frecuencia que nos muestra un electroencefalograma en esos momentos cuando la creatividad se expresa en nuestra vida cotidiana; es en ese momento en que nuestro cerebro se encuentra en estado alfa 7Hz.

Existen experimentos en los que se emiten pequeños pulsos electromagnéticos, muy tenues,  a lugares específicos del cerebro humano causando una reacción que se traduce en secreción de substancias dentro del mismo, provocando cambios de estado de ánimo e incluso alucinaciones. Con todo esto, porqué no habría de haber algún tipo de efecto aunque sea minúsculo en nuestro comportamiento causado por el baile gravitacional de los objetos celestes que nos rodean, que por muy tenue que fuera pudiese ocasionar un cambio en nuestro estado psicológico y fisiológico, igual que sucede en los experimentos que acabo de mencionar.

Un interesante dato relacionado que vale la pena mencionar ya que expandirá nuestra noción del efecto de la gravedad a distancia, tiene que ver con que la galaxia de Adrómeda y la nuestra mantienen una relación gravitacional de tal magnitud, que se estima que en un futuro terminarán colisionando en un tiempo aproximado entre 3 mil y 5 mil millones de años. La galaxia de Andrómeda se encuentra a un poco más de 2 millones de años luz de distancia; desde nuestra escala, esta es una distancia considerable y aún así la gravedad de Andrómeda se “siente” en nuestra galaxia; y nosotros vamos dentro de ella sin que nosotros siquiera notemos algún efecto.

Ahora volvamos con la gravedad y magnetismo. Por un lado tenemos la relación entre gravedad y electromagnetismo – la gravedad tiene efecto sobre la masa y a su vez la masa causa efectos gravitacionales, y la masa a su vez es igual a energía (ondas electromagnéticas y luz) de acuerdo a la famosa ecuación de Einstein- Mientras que por otro lado consideremos la relación del campo electromagnético terrestre con la actividad electromagnética del cerebro o incluso con la del corazón. Es una cadena de causas y efectos que nos lleva a pensar que nuestra consciencia igual que la consciencia colectiva de la vida en la tierra, especialmente la humana está íntimamente relacionada con una serie de eventos a nivel cósmico los cuales podrían afectar de alguna forma nuestra consciencia y nuestros estados de ánimo.

Y porqué no podría haber sucedido que durante muchas generaciones en el pasado ciertos grupos humanos se hayan encargado de medir este juego-interacción, este baile entre los cuerpos celestes que nos rodean y nuestro mundo encontrando patrones, y hasta alguna relación secreta con nuestro comportamiento como consecuencia de una especie de cruce entre fenómenos del mundo material y simbólicos.

Estamos hablando ahora del punto en el que un fenómeno físico se cruza con el mundo psicológico.  La astrología realmente de lo que se encarga es de lo relativo al mundo psicológico, más que de predecir sucesos futuros. Es el momento en el que el mundo material tiene algo que decir en relación al mundo de la mente humana, cuando la corriente de energía universal se cruza con la corriente de energía psíquica y se entrelazan dándole forma a la realidad que experimentamos.

Este punto de unión entre lo material y lo psíquico es para muchos tan elusivo como la tan buscada teoría del todo que pueda unir el mundo cuántico con el mundo de gran escala de nuestro sentido común, y contrario a lo que muchos podrían pensar este tema tiene mucho tiempo de haber sido tomado en consideración.

Se sabe que las culturas antiguas ya relacionaban las constelaciones con 12 arquetipos; 12 como el número de apóstoles de Jesús, como las 12 tribus de Israel, La Nueva Jerusalem tiene 12 puertas de perla tripuladas cada una por un ángel, 12 dioses del Olimpo, 12 hijos de Abraham, 12 sucesores del profeta Mahoma, 12 caballeros de la mesa redonda; y en nuestra cultura vemos el número 12 en los meses del año, las horas del día y las horas de la noche, 12 estrellas en la bandera de la comunidad europea. Dice Manly P. Hall en relación a este número: “…La deidad de doce divisiones, cuyas emanaciones son manifestadas en el Universo creado y tangible, a través de 12 canales individualizados.”

Para ahondar un poco más sobre el tema de los Arquetipos recomendamos  leer  Dioses del Olimpo y la Cultura Pop en Día Virtual.

Se pensaba que la más antigua referencia a la astrología venía de Sumeria hasta que se descubrió en Armenia un lugar llamado Metsamor donde se encontraron representaciones de lo que hoy conocemos como los 12 signos zodiacales cuya creación data del año 5000 AC. Tallados en roca en las montañas Armenias contienen numerosos símbolos astronómicos, como La Tierra, el Sol, la Luna, planetas, cometas, planetas y constelaciones, e incluso La Vía Láctea.

En el pasado nuestros ancestros observaron 5 estrellas errantes que tenían un movimiento totalmente diferente a las demás luces que iluminan la bóveda celeste: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. Estos son los únicos planetas visibles a simple vista; sólo hay que sumar los otros 2 grandes astros de nuestro cielo, la luna y el sol y tenemos el número 7, que a su vez se relacionan con los días de la semana, entre otras cosas.

Ya con estos 7 elementos nuestros ancestros midieron su paso digamos dibujando una esfera a la que primero dividieron en 4 partes correspondientes a las 4 estaciones -2 equinoccios y 2 solsticios-, después cada estación fue dividida a su vez en 3 partes que corresponden a 30 grados en nuestro cielo, los cuales al ser sumados nos un total de 360 grados de la esfera completa. Ellos ya tenían un conocimiento de lo que hoy llamaríamos los 12 personajes míticos ó arquetípicos cuyos nombres y “humores” usaron para nombrar estas 12 divisiones anuales y no al revés. Es decir, estos 12 signos zodiacales no son  constelaciones de estrellas nombradas arbitrariamente al haber observado un grupo de estrellas y “tratar” de encontrarle una forma parecida a un animal, sino más bien se trata de  12 secciones de 30 grados cada una a la que se le asignó un símbolo arquetípico y donde se encontraba un grupo de estrellas a las cuales se les asignó ese signo; la rueda zodiacal está íntimamente relacionada con las estaciones. Es importante tomar en cuenta que los signos zodiacales son dos cosas al mismo tiempo, son producto de una ciencia ya que fueron matemáticamente calculados, mientras que por otro lado son proyecciones externas de nuestro mundo interior psicológico pero no por eso ilusorias o fantasiosas en el sentido que la sociedad actual da a esos términos. Tanto el mundo psicológico como el matemático son reales, cada uno en su ámbito, y estas ciencias milenarias lo que hicieron fue medir y conocer su relación.

Cada planeta representa una parte energética de nuestro ser, o un componente en la vida (emociones, amor y comunicación). Y la posición de cada planeta indica el “estilo” en el que el componente de este planeta es manifestado.

Así que los Sumerios y Babilonios documentaron la posición y el paso de estas estrellas errantes (planetas) usando las constelaciones -o secciones- como marcadores en el cielo, así podían fácilmente rastrear el camino de cada planeta al estar en una constelación u otra.

En resumen: 12 signos zodiacales que identificaron con cada una de estas 12 secciones dando como resultado las 12 constelaciones de la astrología.

Cada vez que algo sucedía tomaban nota de la posición de los planetas. Cuando un bebé nacía la posición de los planetas era anotada, y si nacían 10 la posición también era anotada, 100 bebés etc. Estos niños crecieron, y quizá uno se volvió rico, otro era una persona desagradable, otro era tranquilo y humilde, y otro era un soñador. Y en cada caso se tomó nota de la información de cada individuo, y se transmitió mientras la población crecía y las observaciones crecían también. Así que cuando los individuos soñadores habían nacido cuando Mercurio estaba en la constelación de Piscis, se volvió posible decir que cuando otro individuo naciera con ésta misma configuración sería entonces un soñador. Es mucho más complejo pero este sólo es un ejemplo para ilustrar, ya que no sólo se necesita saber la posición de un planeta, sino la configuración completa de los 7 cuerpos celestes que siempre se están moviendo lo que hace que siempre tengan ángulos diferentes entre ellos. Lo que significa que no hay 2 personas con la misma configuración de nacimiento. Y para saber las posiciones, al paso del tiempo se afinaron las mediciones, llegando al punto de crearse un logaritmo conocido como carta (chart en inglés).

Entonces la astrología contrario a lo que se piensa no predeciría el futuro sino condiciones por las que un individuo enfrentaría la vida, ó las condiciones por las que atravesaría en cierto momento de su vida. Por ejemplo la astrología nos podría decir que ahora en este momento cierto individuo está atravesando por un campo y clima fértil, las condiciones son idóneas para sembrar es buen momento para esto, y por supuesto esto se adaptaría a la realidad de cada individuo bajo la influencia de esta energía, nadie tiene el mismo tipo de vida. Y por otro lado la información obtenida con datos astrológicos podría decirnos que se está atravesando fase de “pantano”, no es recomendable sembrar ya que no habrá frutos o cosecha. De nuevo insistir en que la “fase pantano” es aplicable a cada realidad de cada individuo, esta energía se manifestaría dependiendo de la realidad y creencias de cada quien, igual que en la realidad habría personas que sabrían cómo atravesar el pantano y otros se hundirían. No es predecir el futuro, es obtener información “desde otra perspectiva” parecido a como usamos el GPS para saber donde nos encontramos y hacia donde podemos ir.

Y por último haré mención de  otro fenómeno astronómico-astrológico que fue medido desde la antigüedad además de haber sido conocido por diferentes culturas en distintos lugares a través del tiempo: La precesión de los equinoccios. Fenómeno que no es tomado en cuenta por los astrólogos del horóscopo diario y nos da información sobre el paso astrológico de la Tierra misma en su totalidad, digamos el horóscopo de la Tierra y el inconsciente colectivo.

Cada año, en cada equinoccio de primavera al amanecer, el sol sale por un punto específico de la eclíptica (línea que corresponde a la trayectoria anual del sol desde nuestra perspectiva), punto que corresponde a una constelación de las 12 que ya mencionamos. Debido al movimiento de la tierra sobre su eje de rotación tal como lo hace un trompo o una perinola, el punto en cual aparece el sol en cada equinoccio de primavera se va moviendo muy lentamente, y al haber pasado un período aproximado de 2160 años, el sol amanecerá en una constelación diferente hasta completar las 12 en un período de aproximadamente 26,000 años. Este giro de trompo del que hablamos se lleva a cabo de forma extremadamente lenta desde nuestra perspectiva humana, y muy rápida en términos de eones o eras cósmicas. Y según la astrología, durante el tiempo en el que el sol amanezca en determinado signo zodiacal en el equinoccio de primavera, la humanidad se encontrará bajo su influencia. Se llama precesión ya que va en sentido contrario al movimiento del sol, moviéndose hacia el este 1 grado cada 72 años; un grado es aproximadamente el doble del diámetro del sol o la luna vistos desde la tierra en el domo geodésico. Y como cada constelación y la sección a la que corresponde miden 30 grados, como habíamos mencionado, multiplicando 1=72×30 da como resultado 2160. En cada una de estas 12 “eras”, se dice que a nivel planetario, la humanidad aprende algo específico dependiendo de cual arquetipo nos esté bañando colectivamente con su influencia; hablando en términos de evolución de la consciencia.

En este momento nos encontramos en algún punto del cruce de la constelación de piscis y acuario.

Cuerpos celestes, gravedad, arquetipos, inconsciente colectivo. Elementos de una curiosa ecuación.

Saca tus propias conclusiones.

Referencias:

La fuente principal de información en lo referente a astrología para este artículo fue el sitio web astrolibrary.org

Astrolibrary.org. (2018). What is real astrology?. 27 jul 2018, de Astrolibrary.org Sitio web: https://astrolibrary.org/what-is-real-astrology/

https://astrolibrary.org/

Physics.bu.edu. (1999). Electromagnetic waves. 27 jul 2018, de Physics.bu.edu Sitio web: http://physics.bu.edu/~duffy/PY106/EMWaves.html

http://www.tacentral.com. (2018). Armenia’s Cradle of Civilization The Fertile Crescent in Armenia: the Ararat Valley. 27 julio 2018, de http://www.tacentral.com Sitio web: http://www.tacentral.com/history_story.asp?story_no=3

ncatlab.org. (2018). Kaluza-Klein mechanism. 27 julio 2018, de nLab Sitio web: https://ncatlab.org/nlab/show/Kaluza-Klein+mechanism

NASA. (año de publicación desconocido). Schumann Resonance. 27 julio 2018, de NASA Sitio web: https://www.nasa.gov/mission_pages/sunearth/news/gallery/schumann-resonance.html

Resonancia Shumann https://www.bibliotecapleyades.net/esp_ondas_shumman.htm

Precesión de los equinoccios https://www.bibliotecapleyades.net/esp_precession.htm

Imágenes:

de portada, https://jooinn.com/horoscope.html

precesión de los equinoccios, https://astronomy.stackexchange.com/questions/19093/what-zodiac-constellation-will-the-vernal-equinox-be-directed-towards-in-6500

constelaciones, http://www.abubakershekhani.com/blogs/astronomy/sky-observation/constellations/constellations-the-sky-maps

2 comentarios sobre “Astrología ¿Basura Para Supersticiosos? Sumérgete al Mundo de lo Simbólico.

  • el 31 agosto, 2018 a las 2:35 pm
    Permalink

    el tema es bastante más complejo de lo que parece, al parecer una mezcla entre predisposiciones psicológicas y posibilidades futuras a partir de los “tránsitos” de los planetas

    Respuesta
    • el 14 septiembre, 2018 a las 1:14 pm
      Permalink

      Si, efectivamente es más complejo y además misterioso e interesante.Conocer sobre los tránsitos y todas esas posibilidades requiere de estudio.

      Respuesta

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies